martes, 18 de agosto de 2009

Activismo Hecho a mano (Craftivism)


La búsqueda de cambios sociales desde las manualidades

De mi interés por las manualidades y la política feminista (motivo del nombre de mi blog) me puse a investigar sobre el quehacer de activistas que plantearan a través de lo cotidiano, lo doméstico, lo “femenino” una propuesta política que involucrara o manifestara la necesidad de provocar cambios en las estructuras sociales... y me encontré con que existen cientos de mujeres y hombres a lo largo del planeta que están utilizando las manualidades como una forma de manifestación. Buscan la revaloración del trabajo manual y de las labores femeninas.

El activismo siempre se ha vinculado fuertemente a las acciones públicas cercanas a las marchas, protestas, campañas y otras formas que lentamente han ido perdiendo el valor político. Sin embargo, desde hace unos años, se está utilizando las manualidades como una forma de plantear una crítica al sistema económico y social. En inglés se llama CRAFTIVISM, en español sería algo así como activismo artesanal o activismo hecho a mano.
Actualmente consiste en un movimiento que busca una revaloración de las cosas hechas a mano y una oposición al consumismo. Plantea además una discusión activa sobre los prejuicios contra el rol doméstico de la mujer, preguntándose si lo doméstico puede llegar a generar cambios en la sociedad.

La materia prima de este tipo de activismo es la creatividad... O más bien, la capacidad de reconocer en ella un poder. Una vez que se deja de considerar al trabajo manual propio como un pasatiempo o una actividad menor, las manualidades se revaloran. El activismo hecho a mano es, en primera instancia, descubrir que cada objeto hecho a mano posee un valor cultural y social particular.

Tejiendo el descontento

Así como trabajos manuales hay muchos, también existen variadas causas por las cuales trabajar: Oposición a la guerra, crítica a la globalización o la lucha por los derechos ciudadanos. Sin embargo, el punto de encuentro se da en la reivindicación del valor de lo hecho a mano como una herramienta contra el consumo y el materialismo.

Un antecedente interesante recogido por los blogs que revisé es que cuando la creadora del proyecto microRevolt -Cat Mazza- aprendió a tejer, descubrió que cada pieza poseía una historia personal y cultural única. Entonces, comenzó a cuestionarse sobre el origen de las prendas de ropa de las grandes compañías de vestuario. ¿Quiénes las hacían?, ¿bajo qué condiciones laborales? Al darse cuenta de que existía una gran diferencia entre el estilo de vida prometido al vestir ciertos logos y la precarización del trabajo en las fábricas, decidió utilizar el tejido para denunciarlo. Así nació microRevolt, un sitio web que atrae a tejedores de todo el mundo para protestar contra la existencia de los sweatshops y la feminización del trabajo precario. Según Cat Mazza, “el concepto de “microRevolt” es una interpretación de las ideas de Félix Guattari sobre las revoluciones moleculares, donde pequeños actos de resistencia pueden iniciar un cambio”.

Cosa de mujeres

Como todo lo ligado a lo femenino, las manualidades han sido relegadas constantemente a un segundo plano. Como si lo doméstico contra lo público, lo artesanal opuesto a lo industrial, lo femenino bajo lo masculino, no tuviesen la relevancia histórica suficiente. Para las nuevas generaciones del feminismo, el renacer de las manualidades es una reconciliación con la idea del rol doméstico de la mujer.

Ya no se trata de pensar que las labores hogareñas limitan las oportunidades femeninas en el ámbito laboral, intelectual o familiar. El problema no es dedicarse a lo doméstico, sino la falta de oportunidades y la devaluación del trabajo femenino. Porque si bien un rol activo en la vida pública resulta satisfactorio y positivo, hay que descubrir lo que causa plenitud en lo privado. Así, el activismo hecho a mano en cualquiera de sus formas se presenta como una opción para aprender a disfrutar lo doméstico y revalorar los trabajos que durante siglos han atribuidos a las mujeres.

¿Lo tejido es político?

Existe una discusión sobre los alcances del activismo hecho a mano. Más bien, sobre la línea que separa el activismo de la mera manualidad. La gente hace cosas a mano desde hace miles de años sin necesidad de transformarlas en una declaración política.

Pero para los activistas manuales no se trata de la simple creación, sino de su conciencia. De ese modo, no importa si se cose en casa una prenda para un ser querido o si se teje con retazos de una bandera estadounidense. Mientras las personas se den cuenta del poder de su creatividad, generen una relación conciente con los objetos que crean y aprendan a valorar el trabajo manual de otros, estarán produciendo un cambio. Y eso, es activismo.

Algunos proyectos interesantes de conocer son:

• microRevolt

Misión: “investigar el surgimiento de talleres de trabajo precario en el capitalismo industrial para informar sobre la crisis de expansión global y feminización del trabajo”
Alguna actividad: con la colaboración de tejedores de todo el mundo, se tejió una manta de 4 metros con el logo de Nike. Cada cuadrado tejido era una firma en la petición por condiciones de trabajo más justas en las fábricas de esta empresa.

• Knitta Please

Misión: unir las manualidades con el arte callejero. “Tomar el graffiti y hacerlo más cálido, peludo y aceptable”.
Alguna actividad: envolver postes, antenas, manillas o cualquier objeto callejero con retazos tejidos.

• Stitch for Senate

Misión: utilizar las reuniones de tejido como un espacio de reunión para la discusión y protesta, así como para persuadir al Senado estadounidense de retirar a los soldados de Irak.
Alguna actividad: tejer y enviar un pasamontañas militar a cada senador.

• RevésDerecho (Chile)

Misión: servir como lugar de reunión para tejedores de habla hispana, donde puedan intercambiar experiencias relacionadas al tejido.
Alguna actividad: se realizará una intervención en Plaza de Armas en el que varias tejedoras colaboraran con cuadrados tejidos de color verde. La idea es armar una alfombra que parezca pasto para celebrar sobre ella un día de campo, así, se alentará a los colaboradores a discutir sobre la participación de los ciudadanos en la configuración de los espacios públicos.

Pocos son los que pueden visualizar en algo hecho con las propias manos un arma potente contra el materialismo, un instrumento para elogiar el ecosistema o una herramienta social y creativa. Y es que si nos ponemos a pensar en los conejitos con piel de panty de las revistas, en los arreglos con flores sintéticas y los mismos motivos pintados en los mismos platos una y otra vez, no encontramos acciones subversivas en ningún lado. Dicho en otras palabras, Martha Stewart con unas tijeras en sus manos resulta tan peligrosa para el establishment social como un gomero. De plástico. 
La cultura de hazlo tú mismo, ha servido estrechamente al activismo durante años. Dejar de consumir lo que ya está hecho o inventar lo que no existe es el primer paso de insurrección contra lo establecido, actuando muchas veces de manera espontánea, fluyendo naturalmente de nuestra propia creatividad, sin que nos percatemos de ello.
Hacer las cosas con nuestras propias manos nos desliga de los que nos controla, al construir algo construimos nuestra identidad, al compartir una creación con alguien más generamos lazos sociales que ninguna entidad puede vendernos.
Tanto las manualidades como el activismo surgen de una fuerza creativa muy apasionada y necesitan instancias de socialización para ser llevados a cabo. Juntar ambas fuerzas permite crear un movimiento siempre activo que se renueva constantemente para beneficiarse. Es un movimiento sin dogmas, donde cada persona puede aportar a su manera. Es además muy efectivo debido a lo positivo de su manifestación. Y quizás lo más importante, de rápida propagación: luchar por una causa a través de una acción pacífica, creativa y que sirve tanto personal como públicamente resulta muy tentadora.
Sea cual sea la manera de protestar y disentir que elijas, ser activista siempre servirá para concientizar e invitar a generar transformaciones sociales.

*fuentes: www.vuelvealamatriz.blogspot.com /m-anacronismo.blogspot.com

Para conocer los proyectos aquí mencionados revisar los links de mis sitios favoritos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada